El Barco controla los 'bpms' (velocidad) de las músicas que los niños y niñas hacen desde el centro de mandos, en el interior del volcán. Funciona como director de orquesta y, de tal manera, conduce, o más bien, navega esta isla insólita.