Un proyecto de Súpermanazas, Chico-Trópico y DART.

Con el apoyo de las Ayudas a la Creación del Ayuntamiento de Madrid

Pequeño Club Sonoro es el proyecto que ha unido a los colectivos Chico-Trópico, DART y Súpermanazas para emprender un camino de creación de un espacio de pensamiento y ejecución de juegos sonoros para niños en Madrid. 

El Parque Sonoro (aka 'La isla de los sonidos') es la pieza principal del proyecto Pequeño Club Sonoro. Una instalación ideada como  espacio de juegos sonorizados originales, donde se prima el juego simbólico y libre y la creación de un paisaje sonoro relevante para los participantes creadores, público infantil-juvenil.

Los niños y niñas exploran, improvisan y crean sonidos con sentido artístico a través de su cuerpo, y los más insospechados materiales. Suenan jugando, juegan sonando. El "germen" del arte sonoro crece del juego y es posible que sea la edad infantil y las producciones que en dicha etapa se desencadenan naturalmente, donde podamos introducir la práctica de un arte sonoro que nos ayude a crear una nueva pedagogía musical, menos academicista, más vivencial.

Partimos de que el sonido y la música desde un punto de vista experimental o innovador es una herramienta clave en procesos participativos, en la búsqueda de nuevos modelos de encuentros en la ciudad del siglo XXI y que acercar a niños, niñas y adultos al juego sonoro puede ser relevante para fomentar la escucha activa, crítica y creativa.

Por otro lado,  existen nuevas tecnologías a precios asequibles, que permiten la creación de dispositivos y redes de sensores para la obtención de datos del entorno con relativa facilidad. Plataformas controladoras como Arduino y los diversos sensores de movimiento a bajo coste que pueden ser integrados con relativa facilidad permiten traducir los movimientos del entorno a protocolos musicales, como es MIDI (Musical Instrument Digital Interface).

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now