El túnel es un acceso intrépido al interior del volcán. Tiene instalados sensores de distancia, es decir un telémetro sónar, y piezoeléctricos, que modifican  parámetros y sonidos que se activan cuando un niño entra y circula por él. La entrada psicodélica a la central de mandos que todo lo suena.